Ídolo y delincuente

Hace unas semanas que Lionel Messi está en boca de todos, y no precisamente por sus goles