La extraña visita

Era pleno mes de mayo y no mas tarde de las siete de la mañana el sol comenzaba a colarse entre las persianas. Como cada día, Carmen dejaba que fuera la luz natural quien la despertara. Era curioso, toda una vida madrugando para que, una vez cumplidos los sesenta y cinco, no pudiera dormir hasta…