En busca del gran simio

Serían como las seis de la mañana cuando los primeros aullidos me arrancaron de los brazos de Morfeo.