Qué es empatía y qué no lo es

el

¿Te consideras una persona empática?

¿Conoces la diferencia entre empatía e identificación?

En este artículo te daremos unas pautas para que identifiques lo que es la empatía y lo que desafortunadamente, no lo es.

worried-girl-413690_1920

Todos y cada uno de nosotros somos diferentes, tenemos una forma particular de ver la vida, de interpretar los sucesos y de procesar las emociones. Reaccionamos de formas muy distintas ante situaciones idénticas, y todo ello se debe a la combinación única resultante de la interacción entre persona y ambiente.

La empatía es el recurso que posee el ser humano para ponerse en el lugar de otros, teniendo en cuenta sus circunstancias personales, tanto a nivel ambiental, como a nivel cognitivo y emocional. Se podría categorizar dentro de las inteligencias de una persona, mediante la cual podemos comprender como puede estar sintiéndose una persona en un determinado momento.

No hay que confundir la empatía con la inteligencia emocional ya que ésta última hace referencia a la capacidad de identificar y expresar las emociones, tanto propias como de otros. La inteligencia emocional es totalmente necesaria para poder desarrollar la empatía ya que si no reconocemos las emociones de los demás difícilmente podremos ponernos en su lugar.

Sin duda alguna la empatía hace que las conductas pro sociales y altruistas aumenten ya que el grado de conexión con las emociones de las personas es mucho más alto que en las personas que no desarrollan empatía. Así mismo, una alta capacidad empática, nos abstendrá de realizar juicios de valor, que normalmente se basan en comparaciones con nosotros mismos.

La falta de empatía

Estoy seguro de que alguna vez habréis escuchado frases como:

  • Lo tiene todo en la vida y aún así dice que está deprimido, a picar una zanja le ponía yo”
  • Esa lo que tiene es mucha tontería”
  • Con lo mucho que sufren algunas personas y lo desgraciadas que son… ¡que tú no tienes ningún problema, que está todo en tu cabeza!”

Las personas que realizan este tipo de comentarios desafortunados, demuestran una carencia de inteligencia emocional y una ausencia de empatía absoluta, la cual les lleva a juzgar un estado psicológico sin tener en cuenta las circunstancias que han llevado a la persona a dicho estado.

Desde un punto de vista empático, lo primero que deberíamos hacer es entender que una persona deprimida o ansiosa está sufriendo a causa de una situación que no es capaz de superar, controlar o modificar por si misma. Cuanto menos, una persona que sufre, y más aún si es cercana a nosotros, nos debería despertar sentimientos de pena y compasión, más allá de intentar comprender el motivo de su sufrimiento.

Para poder hacer un buen uso de la empatía, tenemos que ser capaces de entender como piensa la persona, como interpreta las circunstancias con las que vive y que sentimientos le están generando dichas situaciones. Pero nunca debemos olvidarnos de la regla fundamental: no juzgar.

Otra cosa que no debemos hacer es atribuir estados de ánimo transitorios (como puede ser la depresión) a factores estables de la personalidad. No hay que confundir el “está amargada” con el “es una amargada”

hand-1331323_1920.jpg

La censura de las emociones

En segundo lugar, desacreditar un estado emocional me parece la mayor censura que se le puede hacer a una persona ya que las emociones son lo más profundo y verdadero que como seres humanos tenemos. Un perfecto ejemplo de ello son las palabras que pronunció el escritor Pedro Muñoz Seca (1936) antes de ser fusilado durante la Guerra Civil española:

«podéis quitarme la hacienda, mis tierras, mi riqueza, incluso podéis quitarme, como vais a hacer, la vida, pero hay una cosa que no me podéis quitar…                 y es el miedo que tengo ahora»

Empatía vs. Identificación

Hay muchas personas que confunden la empatía con la identificación, que consiste en sentir como propios los sentimientos de la otra persona.

Por ejemplo, un amigo está sufriendo por la muerte de su abuela, con la que tú no tenías ningún vínculo emocional y a la que apenas conocías:

  • La inteligencia emocional sería la capacidad de reconocer el sufrimiento y el dolor en tu amigo, así como la identificación, reconocimiento y manejo de los sentimientos que dicha situación te genera.
  • La empatía sería comprender el dolor de tu amigo, ser consciente del vínculo emocional que tenía con su abuela y estar triste por ver su sufrimiento. Esto significa ponerse en su lugar, pero sentir desde el tuyo.
  • La identificación en cambio, pasaría por sufrir la muerte de la abuela de tu amigo como si de tu propia abuela se tratase, dicho de otra manera, ponerse en su lugar y sentir la perdida como si fueras él.

Para finalizar te dejo con el galardonado corto acerca de la inteligencia emocional y la empatía: The Present.

Si te ha gustado el artículo, no olvides compartirlo haciendo clic sobre el icono de las redes sociales que se muestran abajo.

¡Muchas gracias!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s